Este año tengo que haberme portado muy bien, ya que los reyes magos de oriente se han acordado para bien de mí y me han surtido de muchas cosas que quería y necesitaba :).

La que mejor se ha portado es la Reina Satauteña, que me conoce muy bien y me obsequió con tres regalos a cual más acertado. El primero que abrí esta mañana fue una caja del juego Risk. Este juego me acompañó durante muchas noches a finales de los noventa gracias a que Mario lo introdujo en el pequeño club de rol que compartiamos con unos amigos. En aquella época jugabamos a una versión casi primitiva de este juego, cuyas reglas facilitaban esas partidas infinitas hasta que casi nos alcanzara el umbral del nuevo día. Esta nueva versión es una incognita para mí pero intentaré probarla con algunos compañeros del trabajo algún día de las próximas semanas.

El siguiente que abrí fue un paquete más finito que escondía un pequeño forro de neopreno que tanto deseaba para mantener mi nuevo MacBook en perfecto estado.

Y por último pero no menos importante un cd de Craig David, Greatest Hits. Hace casi dos años que fui al concierto que dió este artista inglés en Candelaria y, todavía recuerdo cada uno de los momentos que viví ese día.

La siguiente que me regaló fue la Reina Madre, sabía que necesitaba un jersey para el trabajo y, me compró uno muy bonito. También me ayudó a comprar el MacBook, esta maravilla que me permite realizar esta entrada es realmente cara, pero vale todo lo que costó.

El último que se acordó de mí fue mi hermano, me compró unos zapatos marrones. Cerrando así este día lleno de regalos.

Anuncios