Así es la fuerza de la naturaleza, años en pie y solo unas pocas horas de fuerte viento son necesarias para partirlo por la mitad.

Anuncios